El sistema económico-político no entiende Internet


Por Antonio Delgado el 9 de febrero de 2002 - 7:45 pm

Es lo que se entiende después de leer el proyecto de ley para la regulación de Internet aprobado por el consejo de ministros español. La ley llamada (LSSICE), trata a la red como una mera mercancía como si para todo lo que sirviera la red es para hacer negocio, y pone al servicio de las grandes corporaciones una ley para que puedan desarrollarse y en cierto modo imponer sus ideas ante esos miles de internautas que tienen una página web.
Y digo esto porque la ley considera que cualquier persona que tenga una web con banners – da igual que sea terra o la web de un aficionado a los perros – , por el simple hecho de generar publicidad, aunque esta sea para cubrir gastos, está considerada una actividad comercial y como tal se le aplica la citada ley.


Algunos medios tradicionales, actúan de vocero del gobierno gritando a los cuatro vientos que un sitio web solo podrá cerrarlo un juez, – aunque si se lee la ley todo esto está muy ambiguo, pues habla de autoridad administrativa o autoridad competente si decir quien es quien en estos casos-.
Lo que llama la atención es que la ministra, Ana Birulés no deja de decir a los cuatro vientos que esta “Ley de Internet” – así en general- es para facilitar la confianza de los consumidores en la red, y la palabra comercio electrónico no aparece por ningún lado en el citado texto y si el ambiguo término de “sociedad de la información”. Aunque yo le llamaría ley de la “Sociedad de Nuestra Información”.
El gobierno y las grandes corporaciones no entienden que se puede tener una página en la red, a medio camino entre una página personal y un medio de comunicación, que tenga banner para autofinanciarse pero que como la publicidad es inexistente (a ver si han dicho algo de mejorar la confianza de los anunciantes en la red) al final el internauta con página tiene que rascarse el bolsillo para pagar el resto de gastos que los banners no cubren, Sin ir mas lejos un servidor se paga sus proyectos de esa manera, haciendo muchos diseños webs para empresas. Y encima, como ponga algo que no le guste a la “Autoridad competente” corre el riesgo que le pongan una multa de 600.000 euros. ¿Así es como vamos a potenciar la sociedad de la información?.
Lo de los banners es ilógico completamente porque no se diferencia entre lo que son banners de intercambio, de auto publicidad y de los que son puramente comerciales -o intentan serlo vamos-.
Pero mira que hay que ser necios para decir que con poner banners ya se está haciendo una actividad comercial, pues mire usted señora ministra, que yo en la próxima página que monte -si usted da su permiso- no voy a poner ni un solo banner, pero todo anunciante que quiera estar, lo hará de múltiples maneras y formas, ¿Como un publirreportaje?, ¿Un enlace directo?, ¿Diciendo las maravillas del producto en un artículo?.
Y si dentro de un año desaparecen los banners y aparecen nuevas formas de publicidad, van a estar ustedes añadiendo anexos cada seis meses para definir lo que es y no es actividad comercial, al tiempo que van avanzando las tecnologías y métodos?.
Al final los que van a forrarse son los de siempre, las grandes consultorías, esas que encubren situaciones como la de Enron en EEUU, que ya se estarán frotando las manos para empezar a dar ponencias, sesiones y jornadas de trabajo donde al módico precio de 1.000 euros por cabeza, van a explicar la nueva ley.
Uno levanta la cabeza y mira al resto de países de este mundo mundial, y ve que esta situación se va repitiendo uno a uno en muchos países, no solo de la unión europea, sino de sitios como Australia, China, Rusia..Y hasta en la madre patria de la red, EEUU.
Para rematar el panorama, aparece en escena las sociedades de autores como la SGAE en España, que pretenden cobrar canon por cualquier artículo, instrumento o material que pueda ser usado para hacer copias de cualquier material audiovisual o escrito. La locura es tal que quieren cobrar el canon a los CD-R, discos duros y si les dejan hasta a los folios.
El futuro que se nos presenta, al servicio de las grandes corporaciones, donde los estados hacen leyes para que el sistema económico no se caiga y las masas no se rebelen y les echen del poder – caso Argentina-, hará que dentro de unos años, en el mismo momento que a una pareja le de por tener un niño, va a tener que pasar primero por caja y pagar los impuestos de ocupación de un sitio en la tierra, utilización de oxigeno y otro por tener vista y oído con capacidad de ver y oír obras protegidas. Pero tranquilos, me imagino que a los que nazcan ciegos o sordos les harán descuentos.

2 comentarios
  1. Elenis

    Seré escueta y sincera, sin ser relamida ni pelota, intentando no parecer una borde ni excesivamente tímida:
    Me gusta tu blog. Has despertado el interés de la dormida Elenis. (dormida al menos con respecto a los blogs)
    ¿Qué estudias?

  2. ciudadanoe

    yo sólo cambiaría el títular: El sistema empieza a comprender Internet
    🙂
    el resto está ok, y totalmente a favor

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+