Pagar por la información útil


Por Antonio Delgado el 1 de marzo de 2003 - 6:13 pm

Telefónica ha presentado esta semana – aparte de unas pérdidas terribles en el ejercicio de 2002- un informe sobre la situación de la sociedad de la información en España.
En la página 109, hablando de la oferta de contenidos, dicen:
bq. Resulta necesaria una cierta transición desde la gratuidad al pago, por una parte mejorando la calidad de los contenidos y su adecuación a las demandas de los usuarios ( por ejemplo informando previamente mediante un resumen, índice o reseña de los contenidos a los que sólo se puede acceder mediante un pago) y, por otra, introduciendo diferentes alternativas para el pago (varias tarifas,micropagos, suscripción a un conjunto de contenidos, etc.)
Y en las páginas 242-243, dando soluciones para mejorar, dicen:
bq. La creación de contenidos de calidad requiere recursos económicos. Es necesario abandonar la cultura del “todo gratis” y pagar por la información útil.
Pues nada, si alguien de los que han realizado el informe de telefónica lee este weblog, que me mande un mail, para pasarle mi número de cuenta 🙂
La Sociedad de la Información en España 2002 (PDF)

Un comentario
  1. Sheila Prieto Gutiérrez

    COMPRAR UN DERECHO
    El ser humano es informatívoro por naturaleza, es decir, un consumidor habitual de información, la cual considera una necesidad. Este ansia de conocimientos se encuentra satisfecha por diversos medios de comunicación, como puede ser la radio, la prensa, la televisión y, de unos años a esta parte, la prensa en Internet; pero este servicio digital aporta una satisfacción informativa parcial, ya que desde el año 2002(en el caso español)algunos medios on line exigen previo pago para el acceso a sus contenidos.
    Está claro que los editores realizan grandes inversiones que, como en todo negocio que se precie, esperan recuperar cuando no aumentar en ganancias, y la manera de hacerlo es mediante la incorporación de publicidad en sus páginas o cobrando a los usuarios por la consulta. La primera alternativa se encuentra en retroceso debido a que la saturación de publicidad resta prestigio, calidad y ,en definitiva, esencia al periodismo, por lo que la única solución para salvaguardar los beneficios de los medios digitales parece ser el cobro por la visualización de contenidos. Esta postura podría ser comprensible desde un punto de vista comercial, de no ser porque con ella se crea un sesgo entre aquellos que pagan por la información y los que no, olvidando que ésta es un derecho fundamental reconocido por la Constitución.
    Si un suceso es el mismo sea cual sea el medio en el que aparece, ¿por qué hay diarios impresos gratuítos y diarios digitales por los que hay que pagar, cuando la simple conexión a la red o el mantenimiento del ordenador ya genera un gasto? Si la gente adquiere tarjetas pirata para ver televisión por satélite, compra discos falsos en la acera de una calle o fotocopia libros enteros para no desembolsar la cantidad del original, resulta poco probable que vaya a pagar por una información en Internet, sobretodo teniendo en cuenta la cantidad de medios disponibles en la red y lo proclive que es el usuario a la “infidelidad”.
    Así que, teniendo en cuenta que los lectores no parecen dispuestos a pagar por algo que hasta hace poco se les ofrecía de manera gratuíta y con amplias facilidades, sería bueno rcordar a los señores editores aquello de “si no puedes con tu enemigo, únete a él”.

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+