Impuesto a la sociedad de la información


Por Antonio Delgado el 12 de marzo de 2007 - 2:32 pm

A falta de 10 días para conocer las tarifas del canon digital. El Mundo publica que las sociedades de gestión piden un canon de 16 euros por impresora y 19 euros por fax. Claro, como todo el mundo sabe, el principal uso de estos aparatos es imprimir libros en casa y enviarmos por fax las letras de las canciones de Ramoncín.
En la misma noticia (sólo en la versión en papel) nos encontramos con estas declaraciones de Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica, en el Primer Foro Iberoamericano sobre Propiedad Intelectual celebrado en Madrid la semana pasada.

“Sin autores, sin editores, sin intérpretes no hay contenidos de calidad, y sin ellos las autopistas de la información carecerían de sentida o sólo transmitirían banalidades”

Precisamente la semana pasada conocíamos los datos de un estudio de IDC donde se afirma algo que con sólo navegar un rato por Internet se descubre: Los usuarios particulares son los principales protagonistas de este ‘boom’ digital, ya que son los responsables del 70% de los contenidos generados en 2006. La información digital ya es tres millones de veces superior a la impresa.
Vivimos en una sociedad donde todos somos autores. No sólo los 80.000 socios de la SGAE.
Como vamos “tan bien” en innovación y desarrollo, ahora un impuesto más a la Sociedad de la Información.
Por cierto, habría que dejar de usar ya el término “Sociedad de la Información” para hacer una distinción sobre el uso de las nuevas tecnologías en las personas. Ahora ya es el presente, por tanto habría que hablar del conjunto de la sociedad. No es algo que nos perjudica sólo a los que utilizamos las nuevas tecnologías, sino a toda la sociedad en su conjunto.
Nos estamos cargando el futuro de nuestro país para mantener a una industria obsoleta que no quiere adaptarse a las nuevas realidades sociales. Ahora si que no nos movemos de la cola.
Actualización 23.30h: Luz Férnandez en Elpais.com dice que lo publicado por El Mundo no es cierto, que aún no están establecidos las tarifas y que eso del canon a aparatos de fax e impresoras no hay nada ¿de nada? ¿Hacemos una apuesta?

6 comentarios
  1. Indarki

    >Vivimos en una sociedad donde todos somos autores. No sólo los 80.000 socios de la SGAE.
    Qué gran verdad…

  2. Daniel

    Bueno, me veo nuevamente acudidendo a Andorra pero esta vez para comprar mis tarjetas de memoria y ya de paso cedés y deuvedés. ¿Para cuando un boicot? Sintiéndolo mucho por la industria española, que es quién va a pagar los platos rotos, pero ya es hora de que se deje de comprar productos electrónicos durante un tiempo. Que necesitas un móvil, pués búscate el más cutre, sin capacidad de reproducir música ni politonos ni video, a eso le llamo yo favorecer el progreso del país. ¿No se dan cuenta de que puedo comprarlo todo en el extranjero gracias a internet?, si es que además me lo traen a casa.

  3. Nando

    Espero que Luz Fernández tenga razón, porque si no… Y lo de la SGAE es vergonzoso, querer cobrarnos por cualquier cosa cuando la realidad actual es todo lo contrario: la libre circulación de información de cualquier tipo porque, como tú dices, todos somos autores.
    Un saludo.

  4. Jose

    Que cosas, sin los autores de la SGAE no existirían buenos contenidos. Mira que somos malos los que publicamos álbumes en Jamendo, que editamos la Wikipedia o que contribuímos al mundo de Linux u OpenOffice.org, claro, será que son contenidos inservibles…
    Una cosa, yo sólo grabo música de Jamendo, con lo que, en todo caso el canón debería ir a parar a los artistas de dicha página, pero como todos ofrecemos nuestros temas gratis, no como otros…

  5. birkin moi

    quien iba a decirle al rey del pollo frito que un día se convertiria en un esbirro del poder monetario asentado en nombre de la cultura, por no hablar de sus impagables recorridos televisivos como tertuliano de pro. Vaya ironía del destino.

  6. Maiangeles

    Me parece que la posibilidad de que todos seamos autores es algo muy bueno pero que no se debe equiparar al trabajo realizado por verdaderos autores que han estudiado para ello y cuyos productos, aunque no siempre, tienen un valor distinto a lo que pueda llegar a producir una persona cualquiera. De todas formas ambos tienen valor desde distintos aspectos.

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+