La SGAE y Google, dos empresas acostumbradas a ser juez y parte


Por Antonio Delgado el 3 de julio de 2007 - 9:30 am

En muchos sitios se ha hablado de la denuncia interpuesta por la SGAE a Julio Alonso por un post realizado en 2004 donde comentaba a título informativo un Google bombing realizado sobre la palabra “ladrones”, para que al buscar el término el primer resultado fuera la web de la SGAE. Información que también publicaron muchos medios de comunicación y blogs.
La SGAE siempre ha manifestado por boca de sus representantes el malestar de que Google no hiciera nada debido a esto. Finalmente, Google actuó realizando cambios en su algoritmo y acabando con la democracia de los resultados y de este tipo de manifestación virtual al modo policial dispérsense-aquí-no-hay-nada-que-ver.
Al desactivar este Google bombing, hizo que el primer resultado al buscar “ladrones” ya no fuera la página de la SGAE sino el post de Julio Alonso, esta situación convierte a Julio Alonso en una cabeza de turco al que demandar para amedrentar al resto de usuarios de verter opiniones críticas respecto a la entidad sin ánimo de lucro. Un pendejo electrónico como calificó Teddy Bautista, presidente de la SGAE, a todos los internautas que no están de acuerdo con él.
Posteriormente, Google accedió también a modificar los resultados de esa búsqueda para que el post de Julio Alonso no apareciera en los primeros resultados, al haber sido solicitado por la SGAE en base a que la demanda presentada había sido admitida a trámite y a falta de resolución judicial, que es quien debe determinar la legalidad o ilegalidad de un contenido. Ni la SGAE ni Google tienen capacidad para ello.
De todas formas, esto es como querer parar un rio con la mano, actualmente Julio Alonso vuelve a ser el primer resultado en Google con un post donde da a conocer las intenciones de la SGAE de demandarle.
La SGAE se ha caracterizado por tener un altavoz permanente en los medios de comunicación, donde sesgar la realidad sobre las industrias culturales y la cultura a la sociedad. Cuando desde Internet miles de personas forman una voz en contra, la SGAE responde demandando.
Si leemos el texto de la demanda, también le hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios, y de los textos de terceros que enlaza en el post. Como fundamento jurídico para sostener todo esto se basan en una ley franquista de Prensa, concretamente al artículo 65.2 de la Ley 14/1966 de Prensa e Imprenta, para convertir su blog en un medio y a Julio Alonso en su director, responsable de todo lo que se publica.
Por último, no hay que olvidar la actuación de Google en todo esto, ha demostrado que ya no es un buscador fiable, que pervierte los resultados y que una demanda sin resolución judicial o un lobby sectorial es lo que tiene más peso en su algoritmo y en el pagerank. La SGAE y Google, dos empresas acostumbradas a ser juez y parte.

4 comentarios
  1. lafriky

    Se acabo la libertad de expresion, menos mal que tenemos democracia si no, no se que hubiese pasado

  2. Jorge

    Pues en un caso parecido se ve la gente de la página web alasbarricadas.org, como se dan a entender en SGAE contra ALB

  3. Jorge

    Pues en un caso parecido se ve la gente de la página web alasbarricadas.org, como se dan a entender en SGAE contra ALB

  4. BlogIPTV

    Dos empresas muy mal acostumbradas

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+