Sentencia condenatoria contra alasbarricadas.org


Por Antonio Delgado el 19 de septiembre de 2007 - 11:31 pm

Ha salido esta tarde la sentencia del juicio contra alasbarricadas.org, condenándoles al pago de 6.000 euros por derechos al honor. Alasbarricadas.org ya ha anunciado que recurrirá la sentencia.
Del PDF con la sentencia, a la espera de que algún jurista en la sala de su punto de vista, se puede obtener los siguientes cinco puntos clave:
1) La jueza considera que el haber retirado los contenidos la parte demandante con la llegada de la demanda, es un acto que demuestra que los consideraban lesivos.

(..) Así resulta de la simple lectura de los mensajes y visionado de la fotografía e incluso la propia parte demandada no discute este extremo, habiendo alegado que ha retirado de forma inmediata los mensajes y expresiones en cuanto los has conocido, evidenciando con sus propios actos que estima lesivo su contenido al honor de la persona

Es decir, convierte de forma práctica al demandante en la figura de “órgano competente” según el artículo 16 de la LSSI aplicado en este caso:

Apartado b: Se entenderá que el prestador de servicios tiene el conocimiento efectivo a que se refiere el párrafo a) cuando un órgano competente haya declarado la ilicitud de los datos, ordenado su retirada o que se imposibilite el acceso a los mismos, o se hubiera declarado la existencia de la lesión, y el prestador conociera la correspondiente resolución, sin perjuicio de los procedimientos de detección y retirada de contenidos que los prestadores apliquen en virtud de acuerdos voluntarios y de otros medios de conocimiento efectivo que pudieran establecerse.

Para mi, este es el punto clave de toda la demanda. Es justamente lo que quiere conseguir la SGAE en la nueva ley de Internet y que con estas demandas masivas, quiere sentar precedentes en los juzgados. Así podrá cerrar webs sin que un juez haya considerado ilícitos un contenido.
2) Le aplica la LSSICE, siendo una página sin ánimo de lucro. Recordemos que la LSSICE, es de aplicación únicamente en aquellos servicios de la sociedad de la información que representen una actividad económica.
3) Al aplicarle la LSSICE, dice la sentencia que incumple el artículo 10 donde el prestador de servicios de la sociedad de la información estará obligado a disponer a la siguiente información, ya que no existían tales datos:

Apartado a): Su nombre o denominación social, su residencia o domicilio o, en su defecto, la dirección de uno de sus establecimientos permanentes en España, su dirección de correo electrónico y cualquier otro dato que permita establecer con él una comunicación directa y efectiva.

4) Al no poder hacerse efectiva la comunicación con el demandado, le hace responsable al intermediario de los contenidos que allí figuran aplicándole de nuevo el artículo 16, apartado b visto en el punto 1.

(..) La omisión de dicha información o las dificultades u obstáculos para acceder a ella dejaría vacía de contenido la posibilidad de conocer el mismo prestador la difusión de los contenidos difamatorios por una parte del afectado, ante la imposibilidad de comunicar con él y supondría una actuación poco diligente por su parte, colaborando e incluso asumiendo la difusión de un contenido difamatorio y su prolongación en el tiempo, por su actuación omisiva

5) La jueza le achaca que el sitio sea sin “moderación” y sin filtros.

(..) ni habiendo adoptado cautela alguna previa para su cesación posterior, actualizando sus datos o poniendo moderadores aún posteriores o fiscalizando mensualmente al menos también a posteriori los contenidos de su página, evitando así prologadas difusiones de mensajes y fotografías semejantes.

Por cierto, el fiscal solicitó la desestimación de la demanda:

(..) Por su parte el Ministerio Fiscal ha solicitado la desestimación de la demanda en conclusiones alegando la diligencia del demandado en la retirada de los contenidos difamatorios, estmados como tales, una vez conocido su contenido, al darse al mismo traslado de la demanda, contando con medios para su localización efectiva a tenor de lo previsto en la LSSICE sin que sea posible una censura previa por parte del titular del dominio en este caso.

2 comentarios
  1. alain

    Realmente es un placer leerte. Muy cierto todo el comentario. Se disfrutan cada una de tus palabras tan certeras.
    Saludos,

  2. Zeioth

    Seria realmente divertido que el pueblo se sometiese a una votacion, como esas que se hacian antiguamente para pedir opinion, y que se viese quienes son los que apoyan esta ley y los que no. Estoy seguro de que mas de uno se llevaria una ingrata sorpresa.

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+