Un cambio generacional en el consumo de productos culturales


Por Antonio Delgado el 23 de mayo de 2008 - 1:45 pm

Se suele decir que una generación dura 20 años. El año que viene, se cumplen diez años del nacimiento de Naspter, uno de los primeros programas p2p que cambió la forma en que consumimos música y películas. Las empresas audiovisuales después de denunciar y amedrentar a sus clientes durante años, están empezando a descubrir que es posible hacer negocios en Internet. Estamos inmersos en un cambio generacional en el consumo y en la creación de productos culturales.
A pesar de las quejas de la industria, las entidades de gestión están ganando más dinero que nunca. En 2007, la SGAE marcó un récord histórico recaudación con 400 millones de euros. No son los únicos, en Gran Bretaña, la industria musical obtuvo por primera vez en la historia más ingresos por la radio e Internet que por las ventas de CDs. Además, confirman que esta tendencia de crecimiento de ingresos continuará en los próximos años.
Las entidades de gestión pretenden monopolizar en sus estructuras burocráticas todas las creaciones artísticas que producen los individuos. Olvidan que existen más creadores fuera de las entidades de gestión que dentro. Sólo representan a una parte cada vez más pequeña de los creadores, sin embargo, tienen el visto bueno del gobierno para recaudar por todos. Si recaudan ingresos de autores desconocidos -es decir, que no sean socios de ellos- a los cinco años de no haber sido reclamados pasan a sus arcas. La SGAE acumula 180 millones de euros sin repartir por este concepto.
A nivel Europeo, España ha pedido a la Unión Europea que fomente la creación de un espacio de protección para el contenido online, obviando que la mayor parte del contenido que circula por Internet está creado por los mismos internautas, no por productos comerciales de las industrias culturales.
Amedrentando a la sociedad
Las entidades de gestión y otros lobbys culturales, lo quieren todo. Sus programas de concienciación y sensabilización social -básicamente para que la sociedad piensen como ellos quieren- fracasan una y otra vez, a pesar incluso del apoyo institucional de ministerios y sociedades públicas. Campañas que son pagadas por el dinero de todos los ciudadanos. También se encargan de dar cursos a policías, jueces y fiscales sobre su visión de la propiedad intelectual.
Además, los tribunales están desestimando todas las acusaciones que contra diversas páginas webs se están realizando en los últimos años. Páginas, que son utilizadas como cabeza de turco para amedrentar al resto de usuarios y utilizarlos mediáticamente para revertir un fenómeno y opinión social que es totalmente diferente a la suya. Estos lobbys son tan poderosos que ninguna institución del estado se queda sin recibir una llamada de aviso. Pero el engaño no puede mantenerse durante mucho tiempo. Hasta los jueces, están empezando a mostrar sus dudas sobre el canon.
Y ahora las páginas de subtítulos
La Federación Anti-Piratería (FAP), un lobby de las industrias audiovisuales, cuyo anuncio antes de ver una película de cine causan más miedo en los niños que ver un Gremlins malo en televisión, ha enviado un email a una página de subtítulos para que desista de esta actividad. Esta página era un centro de reunión de una comunidad de usuarios que dedican su tiempo libre a crear subtítulos de películas y series de televisión sin ánimo de lucro. Con esta misiva, la FAP manda un aviso al resto de páginas, al mismo tiempo que dispara contra el Gobierno mezclando causas y conceptos diferentes entre sí, como las descargas de Internet, el canon y los bienes físicos de los intelectuales.
Cambios en las ventanas de explotación
Mientras tanto, otras empresas demuestran el camino. iTunes, ya es la mayor tienda de música en EEUU, además negocia con la industria una suscripción mensual para la descarga -con sistemas anticopia DRM- de música.
En breve, las películas saldrán a la venta en iTunes y en DVD el mismo día en EEUU. Un salto muy importante en el cambio del modelo de negocio de la creación artificial de ventanas y divisiones territoriales.
En este gráfico, muestro las diferentes ventanas de explotación de un producto audiovisual, desde su estreno en cine, hasta su entrada en el catálogo. Además, el tiempo entre estas ventanas se está acortando con el tiempo. En el nuevo modelo de negocio, la distribución online estará presente en todas las fases en las que hasta ahora estaban divididas estas ventanas.

Modelo negocio cine

Lo mismo está pasando con la Televisión de pago por satélite. No puede competir con las ofertas de Triple play (Internet, teléfono y televisión) que actualmente ofertan las empresas de telecomunicaciones. En este sentido, Prisa tiene previsto vender una parte o totalmente su negocio de Digital+ al mismo tiempo que anuncia que distribuirá Canal Plus a través de la plataforma de Yacom.
Los CDs, DVDs y la televisión de pago por satélite serán un mercado residual -igual que los vinilos- como soportes para la distribución de contenidos audiovisuales. Nunca fue por culpa de la piratería.

5 comentarios
  1. Alberto de Francisco

    Esas industrias deberían pedir ayudas para su reconversión industrial.
    Lo que más me molesta es la miopia de los políticos ante este tema.
    La industria discográfica tardó en los años 20 menos tiempo en darse cuenta de que la radio no perjudicaba la venta sus pizarras que lo que las actuales discográficas han tardado en reaccionar.

  2. Jack Daniel's

    Antonio, el olvido, cuando viene acompañado de la pasta gansa, mucho mejor. Y si es por cara dura no va a quedar. Lo que me jode de todo esto es la cantidad de dinero público que hay por medio con unos fines nada benévolos para la ciudadanía en general y para la sociedad de la información en particular.
    Excelente artículo.

  3. Gonzalo Martín

    El modelo de explotación que presentas es correcto, pero sospecho que el espacio de video on demand (en streaming, esto es importante, la descarga no promte y diluye su sentido) incluirá ventanas en pago por visión. En el caso español, basadas en SMS. Eso da más sentido a la coexistencia del modelo tradicional, pues permite no quemar el rendimiento que den las ventanas tradicionales. Salvo evidentementemente la canibalización del DVD – incluido el Blue-Ray – por el streaming. Cuando el contenido se convierta en catálogo, entonces será fácil “tirarlo” cobrando únicamente la publicidad vía CPM (pre, mid, rolls). La otra cuestión es que la separación en ventanas será más corta cada vez.

  4. Antonio Delgado

    Gracias Gonzalo por tus matizaciones, pienso lo mismo. Yo también tengo claro que el video on demand tendrá diferentes modelos de comercialización dependiendo del momento de la ventana de explotación. Con el gráfico sólo quería plasmar una situación y es que el canal principal de comercialización de estos productos audiovisuales será el online.

  5. j.martín

    Y sin embargo ciertas entidades, empresas e incluso Estados no se dan cuenta de que el personal ya no va a la sección de música de El Corte Inglés y que ya no merece la pena alquilar por un par de día una película.

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+