En la reunión mantenida ayer en París, ICANN, el organismo encargado de la administración de los nombres de dominio de Internet ha decidido liberalizar la creación de nuevas extensiones para dominios de primer nivel (.com, .net, .org..), multiplicando de esta forma la oferta de combinaciones de dominios disponibles.
De esta manera, las empresas y particulares podrán registrar sus propias extensiones. Por ejemplo, Google podría registrar la extensión de primer nivel .google y agrupar con ella todos sus servicios y productos: gmail.google, gtalk.google, reader.google, etc.
Entre los requisitos, está el disponer de la marca o tener alguna relación con la palabra, además de demostrar un plan de negocios y capacidad tecnológica viable para permitir su registro. El precio será muy elevado, se habla de unos 100.000 dólares por extensión de primer nivel. Se espera que a finales de 2009 las primeras extensiones registradas con este nuevo procedimiento comiencen a funcionar en Internet.
Especuladores de dominios
El conocido como “tasting” es otro de los males que el ICANN quiere controlar. Básicamente el “tasting” consiste en registrar miles de dominios, insertar publicidad y medir el retorno monetario que generan los primeros días. Los especuladores de dominios sólo se quedan con aquellos dominios que generen una mínima rentabilidad. El pricipal problema del “tasting” es que muchas empresas y emprendedores que buscan un nombre interesante para emprender su actividad en la red, se encuentran con que el dominio está en parking sin mayor utilidad que la de cazar clicks de incautos.
Sin embargo, el principal responsable de esta actividad se haya desarrollado es la propia ICANN y su política que permite devolver un dominio sin coste unos días después de haberse registrado. Según un documento reciente de la ICANN (PDF), están trabajando para poner condiciones más duras en la devolución de dominios junto con otras políticas para intentar atajar este problema.
Ventajas e inconvenientes de la “liberalización”
Creo que esta disponibilidad “hasta el infinito” de las posibles combinaciones de nombres de Internet que pueden darse a partir de ahora, hará que el negocio de los especuladores de dominios basado en la escasez se vea en parte frenada. Los especuladores de dominios, podrán registrarse su propia extensión ej: .especulador, por tanto, habría mayores posibilidades de que estén disponibles buenos dominios para la realización de proyectos de Internet. Sin embargo, aquellas empresas que consigan extensiones como .sex, .games les habrá tocado la lotería. Incluso puede que resulte más barato registrar una extensión que pagar una millonada por un .com a un especulador.
Ademas, aquellas regiones que tanta lata dan al ICANN para la creación de extensiones propias, podrá hacerlo sin ningún problema. En cierta forma, ICANN se adelanta a esta tendencia de reclamar la creación de nuevas y absurdas extensiones y simplifica esta tarea. Quizás el mapa que dibujé comentado la loca carrera por pedir nuevas extensiones en España se haga una realidad y cada provincia y ciudad importante cuente con su propia extensión. Seguro que Red.es estará encantada de manejar tanto presupuesto.
Como inconveniente veo que la diferencia entre empresas y particulares pobres y ricas se hará más patente a la hora de lanzar una empresa en Internet. Hasta ahora, comprar el nombre para estar en internet, estando libre el dominio, le costaba lo mismo a Google que a un ciudadano de a pie. Creo que, en cierta forma, esta neutralidad de que “cualquiera puede estar en internet con un nombre de dominio .com” se rompe, ya que el alto precio que hay que pagar para conseguir y administrar una extensión sólo estará al alcance de unos pocos. Sin embargo, también se vuelve más realista, ya que hoy por hoy todas las palabras y combinaciones más utilizadas están registradas. Sin olvidar todas las combinaciones que contengan dos “oo” y suenen bien.
Habrá que ver como reacciona el mercado, quienes en los últimos años ha acogido de forma tibia la creación de nuevos dominios como .mobi, .aero ó .info. ¿Seguirá siendo la extensión .com el más deseado de Internet dentro de 10 años?

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+