Mobuzz: el coste de un viral


Por Antonio Delgado el 10 de noviembre de 2008 - 11:34 am

Mobuzz es una empresa con 4 años y 16 empleados que ha llegado a la bancarrota. Como último recurso han pedido ayuda a sus usuarios para que donen el dinero que estimen conveniente. Mobuzz se fijó un objetivo de 120.000 euros y 5 días para conseguirlos. Gracias al aporte de 32.300 euros donados por sus usuarios y el ruido generado fuera y dentro de la red, han encontrado nuevas vías para garantizar la supervivencia del proyecto a medio plazo.
Sin embargo, el ruido ha sido tan enorme que para sus promotores ha sido imposible controlar todo el buzz generado. Son los efectos secundarios de necesitar un electro-shock.
Influencia
Mobuzz, como comenta en Enrique, buscaba ese efecto viral. Esa necesidad de demostrar que a pesar de que en número de visitas está muy por debajo de la media de su categoría, tiene una tremenda influencia. Una influencia que no debe haber pasado desapercibida por algunos anunciantes.
En términos cuantitativos, el coste de la campaña de Mobuzz, apareciendo en medios y en la blosgosfera es muy superior a los donativos conseguidos. Esos 32.300 euros mediante buzz, es una cifra fácilmente retornable en una campaña publicitaria en la web.
Mobuzz ha demostrado que es un soporte a tener en cuenta por los anunciantes, con inversiones publicitarias que pueden hacer sustentar el equipo sin necesidad de adelgazar la plantilla y los medios necesarios para su actual ritmo de publicación. Además, el hosting , uno de sus principales gastos mensuales parece que ha sido resuelto gracias al ofrecimiento de determinadas empresas. Según me comentó Anil, había varias empresas que les habían ofrecido hosting gratuito durante 3 meses.
Credibilidad
SIn embargo, la comunicación de la situación no ha sido transparente por varios fallos importante en el manejo de la crisis. En primer lugar se comprometieron a publicar las cifras de gastos y en que partidas iba a ir el dinero recaudado mediante las donaciones y a día de hoy aún no han publicado sus necesidades en detalle ni como van a realizar el manejo de esas donaciones. Según ha comentado Anil en el vídeo publicado este domingo, los donantes recibirán un email durante la semana con las explicaciones pertinentes sobre esto.
Por otro lado, el viernes no hubo video con el status del proyecto, haciendo que mucha gente especulara entre el jueves y el domingo por la noche. Imagino que en esos momentos lo más importante es salvar la empresas. Sin embargo, tienen suficientes presentadores para hacer un comunicado rápido en vídeo.
El problema, es saber si esta circunstancia, que Martin Varsavsky comenta de pasada, puede hacer perder parte de la credibilidad del proyecto. Una confianza que tienen que volver a recuperar tanto de las personas que han donado, como del resto de Internet.
Espíritu emprendedor
Para mi, una de las lecciones más importantes de este caso, ha sido la constatación de que en materia de emprendimiento en España seguimos igual que hace 10 años. Los eventos 2.0, artículos y jornadas de networking no han servido para nada. El fracaso, el miedo al ridículo, el pensar que un emprendedor es un especulador, siguen siendo nuestros principales lastres para avanzar en un país donde el paro sube de forma alarmante cada mes. Cierto es que esa cultura del pelotazo y esos empresarios de la construcción en descenso directo los infiernos están demasiado presentes en nuestras conciencias.
Es hora de apostar por internet y los emprendedores. Nos jugamos mucho.
Actualización .- Declaraciones de Anil de Mello en EBE08 sobre toda esta polémica

7 comentarios
  1. Juan Luis Polo

    Enriquecedora opinión, la mejor que he leído hasta el momento. Suscribo lo dicho respecto a los eventos 2.0: agua mojada; los emprendedores / empresarios somos bultos sospechosos.
    En este momento, para los bancos, hasta delincuentes 😉
    Preparando tu desayuno andamos…

  2. Rafa Garcia

    Siento disentir. No sólo se han cometido evidentes fallos en la comunicación del progreso de la acción; en mi opinión se ha desvirtuado un concepto como el de “solidaridad”, que debería enfocarse a otras iniciativas.
    Yo he sido despedido de curros, he currado y curro por un sueldo, lo he hecho gratis por afinidad con un proyecto o sus responsables, y creo que la iniciativa privada no debe adoptar algunas actitudes enfocadas a determinados resultados. Mas aún, la solidaridad en tiempos como los que corren es un tema mucho mas sensible.
    Mucho mejor una cuota de acceso, un servicio premium.
    De todos modos, las cifras siguen sin cuadrar, por mucho que Dans diga lo contrario, y las contradicciones en las que se han incurrido a lo largo de la acción no dejan en buen lugar a sus instigadores (todo eso del marketing vital, por favor…nos han tomado por tontos)

  3. Jordi Planas Manzano

    Dice Martín que lo importante no es el método, si no el resultado final, pues en mi caso particular, todo esto ha conseguido que haya perdido la ilusión por sintonizar más esa web.
    Tampoco creo que sea el único.

  4. Jordi

    Me quedo con tu último párrafo.

  5. Pedro Bravo

    A mí me resulta extraño que se pida al espectador, al cliente, que ponga de su dinero para suplir una falta de previsión o una mala gestión o unos salarios desmesurados o todo eso junto. Y creo que con la novedad, algunos están confundiendo las reglas de la relación emprendedor-cliente. Está bien que haya emprendedores, es necesario, pero no es normal que si a esos emprendedores les va mal, pidan ayuda a sus clientes. No lo hace la SER, El País, ABC, ni Nissan, ni Ono… Si lo hiciesen cualquiera de éstos, nos partiríamos todos de risa. ¿Por qué nos tomamos en serio y nos parece “guay” lo de Mobuzz?

  6. Anónimo

    El caso de Mobuzz aunque aparentemente aíslado es una constante cada vez más presente y común en la red, cierto es que por la capacidad de adaptación de este tipo de empresas y gracias a unas estructuras internas poco estáticas la mayoría estan salvando los trastos, pero sin duda, en los próximos meses veremos más casos similares al de Mobuzz.

  7. Sergio Lucena

    El “6” soy yo, lamento la molestia.

Antonio Delgado © 2001 - 2014 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign | Google+