No es por bajar pelis gratis


Por adelgado el 22 de junio de 2009 - 10:50 pm

Que Internet ha cambiado el mundo lo saben hasta los que no lo utilizan. Internet, tal y como fue pensado -y defendido hace unas semanas en Madrid por sus creadores- convierte cualquier contenido en una vulgar copia. Cada vez que un usuario accede a una página web o visualiza en su navegador una fotografía o vídeo, este se copia de forma automática para permitir su acceso.
La ministra de Cultura, escandalizada por la facilidad con que en Internet se copia, debería aprender de la historia de la humanidad. La copia está en la naturaleza de internet y tambien en la del hombre. A lo largo de la historia, los humanos han basado su aprendizaje y conocimiento sobre otros humanos. La cultura no sólo se aprende, sino que se copia, se recicla y se actualiza.
El filósofo español, Jesús Mosterín, argumenta en su libro “La Cultura Humana” que “cultura es todo conocimiento, actitudes y habilidades aprendido por los humanos. La cultura no es un lujo, sino una condición de supervivencia”.
Internet ha roto los tradicionales esquemas de comunicación basados en un único emisor y millones de pasivos receptores. Esta circustancia es mirada con recelo por los gobiernos y la clase política que ven como no son capaces de controlar los mensajes que hasta ahora enviaban a la población a través de los medios.
Por su parte, las industrias culturales, se han convertido en la actualidad en un grupo muy concentrado de poderosas empresas que controlan la mayor parte de las creaciones y catálogos de obras producidas en los últimos 120 años. Estas empresas se dedican a explotar comercialmente estas obras y en crear un modelo basado en la escasez para mantener de forma artificial el acceso a un número limitado de obras. Sólo las mas comerciales están disponible todo el tiempo. La gran mayoría de la producción cultural en el mundo se encuentra descatalogada por no poder obtener con ellas el precio artificial que les han marcado.
Durante el juicio del caso Pablo Soto, los abogados de la acusación plantearon la relación de la música comercial y la copyleft en términos de “relevancia de mercado”. De tal manera, que la cultura que no sea relevante en términos de mercado, no merece ninguna consideración por la industria. Es decir, todas las obras que ya no son relevantes desde el punto de vista comercial, se descatalogan, independientemente de su relevancia cultural e interés social.
Con la llegada de Internet, todos los humanos dispone de la herramienta más poderosa que ha existido en la historia para crear y distribuir cultura. En Internet, todos los ciudadanos que escriben en foros, blogs, twitter, suben sus vídeos y fotografías, composiciones musicales, y cualquier otra forma de expresión están creando culltura. Además, la utilización de licencias copyleft, como Creative Commons y otras, permiten otorgar a las obras unas determinadas condiciones de distribución y acceso a las mismas, para que no sea necesario pedir permiso cada vez a su autor para saber que se puede hacer con ella.
Por tanto, la cultura que se realiza en Internet es muy superior a los contenidos creados de forma comercial por las industrias culturales. Pretender argumentar que los contenidos que circulan por la red sólo puede ser posible por estas industrias es como limitar la comunicación humana a la sección de cartas al director de los periódicos.
Las industrias culturales, que basan su modelo de negocio en la venta de copias, consideran que la gratuidad de la cultura, la degrada y solo hace posible contenidos mediocres. Esta es una visión muy simple de la creación al limitarla únicamente a una actividad económica basado en el margen que les deja la venta de copias.
Un estudio presentado (PDF) recientemente en la Universidad de Harvard -y no es el primero que concluye en este sentido- considera que compartir ficheros no desanima a los creadores y vuelve a desmontar la falacia repetida como un mantra por la industria de que “cada descarga equivale a una venta no realizada”. Cualquier estudio que considere cada obra descargada como una pérdida de ingresos en la cuenta de resultado de una multinacional, está considerando una hipótesis que no se ajusta a la realidad.
El alto consumo de productos culturales motivados por la circulación libre de estas obras ha supuesto un aumento de beneficios procedentes de otras actividades, como las actuaciones en directo. Además, el estudio demuestra que el intercambio de obras incentiva la creación y en consecuencia a la sociedad.
Los autores, como todos los trabajadores, tienen el derecho de vivir de su trabajo y en Internet tienen mil fórmulas para ello. En la música, cada día aparecen nuevas iniciativas como SellaBand.com y se multiplica el número de artistas de éxito que abandonan su discográfica para controlar directamente la producción de sus obras. Distribuir gratuitamente una obra no significa que los autores no cobren por sus creaciones. Al contrario, al aumentar el número de seguidores, los ingresos por otras actividades asociadas a sus creaciones también aumentan.
La presión de los lobbys de las industrias culturales obsoletas es tan alto que en muchos países los políticos y gobernantes han dado su visto bueno para perpetuar estos modelos de negocios obsoletos pasando por encima de derechos fundamentales de los ciudadanos. Una aberración política que hay que denunciar con todas las fuerzas.
En España, el artículo 44.1 de la Constitución dice que “los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho” mientras que el artículo 18.3 “Se garantiza el secreto de las comunicaciones, y en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”. No vemos a los diferentes gobiernos trabajar en esta línea y si en proteger, saltándose estos principios, los intereses de un sector que como industria no ha sabido adaptarse a los tiempos.
Como hemos visto, no todo el contenido que circula por Internet pertenece a estas empresas, sin embargo, las presiones ejercidas por estos lobbys para salvar a estas industrias puede suponer que Internet tal y como la conocemos deje de existir y se convierta en otra cosa. Internet será lo más parecido a la televisión, donde para emitir hay que tener una licencia otorgada por el poder político y económico. Donde los contenidos que podremos consumir serán realizados por un número limitado de empresas en forma de monopolio, creando de nuevo escasez y artificiales barreras de entradas.
Si miramos al pasado, se parecerá a proyectos lanzados en los inicios de Internet como AOL en Estados Unidos, Infovia en España, Minitel en Francia o incluso a los actuales portales de las operadoras de telecomunicaciones en móviles como E-Moción y Vodafone Live. Jardines vallados, a modo de parques de atracciones, donde una empresa decide sobre los contenidos, su distribución y su acceso. Donde acceder a un sitio puede tener un coste diferente a otro, rompiendo la neutralidad en la red y su libertad de acceso.
El futuro de la humanidad depende de su desarrollo cultural e intelectual, por tanto, es condición necesaria que Internet funcione de forma libre y sin interferencias politicas o de sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio, y sobretodo, imposibilitar que el saber humano siga siendo libre. No es por bajar pelis gratis, es por nuestra propia supervivencia.

25 comentarios
  1. feanorknd

    En serio…. este texto me ha parecido FORMIDABLE.. hacía tiempo que no leía algo tan bueno, tan bien analizado, tan claro y transparente…
    Enhorabuena.. ojalá mucha gente pueda leerlo y comprenderlo.

  2. Dubitador

    Rendondo.
    Le ha salido a usted un articulo redondo.
    Digo, yo.

  3. Marcos

    Estando en Argentina, en la Feria del libro de Buenos Aires, en una oportunidad, vi que un chico estaba robando un libro. A lo que yo salté y le dije a quien me acompañaba lo que sucedía. Al parecer lo dije tan fuerte que el chico se volteó, me miró y me soltó una frase que aún recuerdo con claridad: “al derecho por la cultura no se le puede poner precio”. Y si, es cierto. No podemos vender la cultura, o no podemos hacer gratis “determinada” cultura. Pero, salto a mi pregunta ¿y que queda de la gente que vive de la cultura? ¿que queda de la gente que vive para crear, y a la final no es recompensada?

  4. Undomain

    @Marcos: ¿A quienes te refieres concretamente? ¿Discográficas? ¿Promotoras? ¿Managers? ¿Comerciales?
    Los auténticos artistas y creadores de cultura siguen recibiendo su recompensa, sea cual sea el método de distribución de lo que ha generado. La única diferencia es la cantidad que percibe íntegramente y no saqueada por terceras personas que viven de un negocio parasitario.
    Además, mucha gente que genera contenido cultural realmente vive de otras cosas y realizan esta otra actividad como algo de valor añadido, ya sea porque le gusta o simplemente porque cree útil, beneficios económicos a parte (la música es otra cosa, el negocio son los conciertos).

  5. feanorknd

    Buenas…. nunca he “meneado” nada y tampoco es que muera por hacerlo, pero quizá haría que mucha más gente leyera un artículo como éste, serio, conciso… ¿sería una buena idea en tu opinión? ten por seguro que recibirías muuuuuchas visitas, creo y no sé si ésto te iba a favorecer más que perjudicarte (carga del servidor, ancho de banda, etc)…..

  6. Antonio Delgado

    feanorknd: Eres libre de enviarlo a meneame.net o a donde quieras. No te preocupes por el servidor:-)

  7. Sergio

    Estupendo artículo. Hay que recordar que vivimos en una sociedad capitalista y no es el papel del Estado asegurar los ingresos de nadie ni mantener industrias que no sean rentables.

  8. Andrés

    En la historia de la humanidad, todos los que han querido soyuzgar y dominar la información a la que accedemos el común de los mortales, tarde o temprano han visto fracasar sus pretensiones. ¡ viva la raza humana ! Muuuy bueno el artículo. Felicitaciones al autor!

  9. kampanita

    Lo que nunca he llegado a comprender es el tema del Canon. Una empresa privada cobrando un impuesto publico. Acojonante. …Y si ya miramos a las razones dadas para imponen dicho canon, ya es de mear y no echar gota.
    Si hemos permitido eso, que no dejaremos que pase ?…
    Increible.
    Muy bueno el post.,

  10. pepe

    …No es por aplicar tasas indebidas………….
    Es por no dejar de ganar unos cuantos milloncejos, a costa de todos los que se bajan contenidos de internet. ¿Cómo van a perder ésta oportunidad?
    Y podéis explicaros cómo y del modo que queráis, aducir las razones que creáis oportunas, y tener o no razón, pero pagar ¡pagaremos!
    Y si nó al tiempo.
    Y no habrá que esperar mucho.

  11. pepe

    ¡Ah! hay una manera de evitar ésta tasa más bien injusta…
    ¡a darse de baja todo el mundo de la red!
    Automáticamente bajarían los precios de las conexiones, empezarían a tomarse en serio nuestras protestas ……..
    Huy, que utopía acabo de soltar.
    Que cosas tengo, saludos

  12. Anónimo

    Cuánta razón tienes, Toni!

  13. gloria

    Sobran las palabras…
    B R I L L A N T E

  14. Marc

    Efectivamente, los humanos creamos cultura por supervivencia. Y parte esencial de la cultura es el derecho, la elaboración de las leyes. Elaboramos leyes para permitir y regular la convivencia colectiva. Por eso, cuando un invento tecnológico transforma la convivencia, se crean nuevas leyes.
    Por eso los seres humanos crearon los derechos de autor después de la expansión de la imprenta (aunque fuese con dos siglos de retraso) y los códigos de circulación vial después de la invención del automóvil (aun con cuarenta años de retraso). Y, tarde o temprano, de una forma u otra, regularemos la copia por internet para permitir la creación de contenidos.
    Aunque no se trata sólo de legislación, se trata sobre todo de educación. En USA, un país con una sana tradición liberal de respeto al trabajo ajeno y la propiedad privada, la incidencia de la piratería es mucho menos, mientras triunfan las vías de descarga legal (iTunes, Netflix). En España, tierra de pícaros y lazarillos, necesitamos mucha educación y mucha cultura para que esto sea una realidad.
    Este artículo, bastante flojo. Y muy tramposo obviar los artículos de la Constitución Española referentes a la remuneración por el trabajo realizado (art. 35), al respeto a la propiedad privada (art. 36) y la defensa de la productividad económica (art. 38). Feo gesto no mencionar esos artículos. Si queremos hablar del tema, siendo conscientes de que vivimos una época de cambio, tendremos que afrontarlo con seriedad y honestidad.

  15. Antonio Delgado

    #14 ¿Donde he dicho yo que los creadores no deban vivir de su trabajo? Es curioso como cuando de habla del acceso gratis a los contenidos, os echais las manos a la cabeza y os olvidáis de industrias como la televisión y la radio que distribuyen de forma gratuita sus contenidos y sin embargo ganan dinero.
    ¿Donde está Netflix en España? ¿Desde cuando puedo comprar películas y series en iTunes España?
    Hablando de leyes que se modifican con la tecnología. El ferrocaril, los aviones, los cassettes… su aparición hizo que se modificaran las leyes, pero para adaptarlas a estos avances tecnológicos según los usos establecidos por la sociedad, no para mantener de forma artificial modelos caducos de negocio.

  16. Anónimo

    Limitar el acceso a la cultura no es algo nuevo; de hecho, tanto gobiernos como distintos sectores sociales lo vienen haciendo desde hace miles de años; sí, miles de años. Cuando se inventó la escritura, pocos eran los que tenían acceso a la cultura. Cuando llegaron las religiones, se limitó el acceso a la cultura a unos pocos (la quema de libros de la edad media no fue sino uno de los últimos ejemplos de religion impidiendo el acceso a la cultura). Hoy son las megaempresas que dicen defender los derechos de los autores que impiden el acceso a la cultura. Hay músicos, escritores y artistas que no tienen mayores problemas en ceder (al menos en parte) sus derechos para que cualquiera pueda apreciar sus obras.
    El problema es que quienes generan obras culturales necesitan vivir; y el mercado está pensado para que deban ceder sus derechos a terceros quien los comercializan y ganan cientos de veces lo que el autor de la obra; argumentando que defienden sus derechos.
    Si vamos a la parte legal, el problema no está en sí mismo en la copia y libre distribución de las obras; sino, cuando las mismas se quieren comercializar. El problema es puramente monetario; no es una preocupación por proteger los derechos de los autores; sino, de quienes comercializan las obras, que de un modo u otro, no son suyas.
    La mejor forma de evitar la piratería y de posibilitar el acceso a la cultura es bajar el costo de la misma. Claro que para quien tene el negocio en sus manos, eso no es una opción (si el negocio no es rentable, no es negocio).
    Para el autor, lo importante es que su obra se conozca; mientras más conocida mejor. Es por lo que luchan los autores, no por el dinero que puedan generar a través de sus obras (más allá de que les haga falta para vivir).
    El problema con Internet es que abre la posibilidad de compartir cultura, compartir información, compartir. Compartir les hace mal a las empresas, sobre todo, a aquellas que viven de justamente de “el compartir” (si querés que comparta, pagame).
    Las persecuciones contra quienes piensan que la cultura es libre de ser divulgada, transmitida, copiada; no es sino una caza de brujas y tarde o temprano nos va a afectar a todos; aquel que quiera liberar sus obras, en pocos años, no lo va a poder hacer. Entonces, ¿Para qué va a servir Internet?

  17. Sergio

    Marc:
    Los creadores tienen tanto derecho a vivir de su trabajo como cualquier otro. Es decir, tienen derecho a vivir de su trabajo si encuentran a alguien que les pague. Lo cual no es evidente en un país con 4 millones de parados y miles de creadores que trabajan por amor al arte.
    Es cierto que hasta ahora algunos tenían quién les pagara. Por ejemplo, unos cuantos múscos vivían de las empresas fabricantes de discos (discografía: Arte de impresionar y reproducir discos fonográficos). Como los discos son una tecnología obsoleta, habrá que ver si encuentran a alguien que les pague.
    De todos modos, como estos artistas trabajan por dinero, una vez que no reciban compensación dejarán de trabajar. Así se resolverá el problema ese de que no reciban dinero por su trabajo que tanto escandaliza a algunos. ¿Sobreviviremos sin ellos, solo con Beethoven, los Beatles, Camarón y Louis Armstrong?

  18. hardhousero

    No se en que momento de la historia paso, pero fue imperceptible. Un dia los artistas se dejaban la piel como cualquier otro en las plazas de los pueblos divulgando gratuitamente (o por caridad) su “cultura” (yo lo llamo entretenimiento u ocio); al dia siguiente ganaban sueldos millonarios y cobraban impuestos ilegales al pueblo. ¿Que a pasado?

  19. Capitán Clostridium

    Y si me permitís la comparación, para que todo ser vivo siga perpetuándose sus ADNs también se copian, y se replican.
    Saludos desde las Antillas Holandesas. EL mar está algo revuelto.

  20. Capitán Clostridium

    Y si me permitís la comparación, para que todo ser vivo siga perpetuándose sus ADNs también se copian, y se replican.
    Saludos desde las Antillas Holandesas. EL mar está algo revuelto.

  21. frank

    excelente post

  22. David

    Excelente Articulo!!! , creo q la mayoria de las personas entendemos la situacion por un sentido comun, al que claro nos hace falta leer y conocer mas, y creo q una de las desventajas de muchos articulos e informacion q accesamos en la red, es q no sabemos si es verdad o no o media verdad o si tiene solo pedazos de verdad enmascarada.. o si simplemente algunos creen q es verdad y asi sigue la cadena.. aunque debo admitir q las organizaciones en la cuales confiamos no sabemos si realmente tengan otros intereses aunq no quisiera entrar en temas tan polemicos como las conspiraciones…. creo q es tarea de cada uno de nosotros quedarnos con lo q nos sirve de la info y desechar la q no..
    x otro lado, no se si pueda postear tu articulo en el facebook, me gustaria darlo a conocer a otras personas ya q la mayor parte de la sociedad no vemos o nos cuesta trabajo ver un poco mas alla de lo que el sistema nos da digerido y en la boca..
    gracias….

  23. Anónimo

    Excelente, claro y contundente artículo donde se pone de manifiesto de manera inequívoca el problema que supone internet para algunas multinacionales en cuanto a un medio que escapa de momento a su control y articulación.
    A una nueva manera de interpretar la realidad social, donde “la cultura” a través de sus diferentes manifestaciones, se va formando así misma, y los criterios económicos basados en la optimización del beneficio no constituyen al contrario que en otras formas de información tradicionales, uno de sus pilares fundamentales.
    De este modo, el “compartir”, choca frontalmente contra el deseo exagerado de obtener beneficio sobre los productos culturales.
    Evidentemente esto no quiere decir que el creador se vea privado de obtener un beneficio por su obra, pero de ahí a montar un
    Sistema basado en la especulación va un buen trecho, donde seguramente se puedan encontrar escalones intermedios que satisfagan a todos.

  24. Federico

    Muy buen análisis, creo que tienes razón en que no se trata sobre bajar peliculas gratis, sino sobre compartir la cultura con el resto del mundo con el fin de fomentar el desarrollo humano. Ahora bien, hasta donde esto está bien hoy es discutible. Al fin y acabo alguien tendrá que financiar estos proyectos o también moriremos al ver una baja importante en la calidad de la cultura.

  25. Anónimo

    esto de los derechos está bien,pero a quien preocupa mas al autor o a las compañias?,,,los derechos de autores deberian pedirselo a las emp`resas que nos cobran por tener internet,,,que arrimen el bolsillo y paguen ellos que nosotros ya pagamos, internet no es gratis y quienes se llevan la pasta son las empresas que nos dan linea,,,como ya pagamos parte de esa paga se vaya a derechos de autor y dejaros de cuentos que al final siempre nos hacen pagar el doble por lo mismo,,,,a mi me chulean 50 euros por mi adsl ( telefonica ) pues que de esos 50 euros paguen los derechos que a mi se me reclaman ,,,y si me cerrais la puerta entro por la ventana,,,pero recuerden que el paston se lo estan llevando las compañias que contratan adsl y no yo…total pa ver 4 pelis que despues borro por que no vale un duro amos ap no echar ni gota,,,,,besos un saludo

Antonio Delgado © 2001 - 2011 | Licencia de uso | Realizado con WordPress | Diseño: fhpdesign